NUEVA DIRECCIÓN

A partir Febrero 2012 en: http://peronismolibre.wordpress.com

LA REVISTA DEL PERONISMO LIBERAL Colección Noviembre 2009- Febrero 2011

Buscar este blog

2 ene. 2010

EL PERONISMO Y UN NUEVO BLOQUE HISTÓRICO

por Jorge Raventos

Recuperar el Peronismo es recuperar la Historia y volver al Futuro

Hay analistas políticos, representantes de la oposición –y también compañeros justicialistas- que sostienen que en la actualidad "sigue habiendo peronistas, pero ya no hay peronismo". Muchos de ellos no aluden sólo a la parálisis partidaria o a una situación coyuntural; van más allá, lo afirman en un sentido más profundo. Dicen que el peronismo no existe más porque desaparecieron las condiciones que le dieron nacimiento en los años 40.

En efecto, el peronismo irrumpió a mediados de los 40 en las condiciones del proceso de industrialización sustitutiva desarrollado a partir de la crisis del 30 y de la segunda guerra, como expresión de un bloque histórico que articulaba entonces al ejército, a la nueva clase obrera, a la incipiente burguesía industrial sustitutiva y a sectores populares del interior profundo. Y es evidente que la Argentina que vio nacer al peronismo, tanto como la Argentina en la que el peronismo creció y se desarrolló han dejado de existir.

Más aún: no sólo la Argentina es otra, también el mundo es otro: no es el mundo de Yalta, no es el mundo de la guerra fría. Es el mundo de la globalización , aunque ni siquiera es ya el mundo globalizado tal como lo vivimos en la última década del siglo XX, el que vivió la caída del Muro y la desaparición de la Unión Soviética.
La pregunta es si un movimiento nacido en muy distintas circunstancias históricas puede sobrevivir esas condiciones, cambiar de piel y adaptarse a un mundo distinto. Si puede animar y articular (o articularse) en un bloque histórico diferente de aquél que expresó originalmente. Es decir, si puede jugar un papel significativo en las tareas que la nación afronta para existir en el mundo nuevo.

Un caso a tomar en cuenta –no el único, pero si uno muy relevante – es el del Partido Comunista Chino, que fue capaz de conducir una revolución patriótica basada en la fuerza del campesinado para transformarse, en las últimas décadas, en la tendencia que lidera la incorporación activa de la República Popular al proceso de globalización y de integración mundial.

En ese proceso, el PC chino se concibe hoy no sólo, como en el pasado, expresión de las masas obreras y campesinas, sino de un bloque histórico que incluye a las "fuerzas económicas avanzadas" (rubro que describe a un amplísimo sector de la burguesía emergente) y a las "fuerzas culturales avanzadas", es decir a la "intelectualidad orgánica" que constituye la bisagra necesaria del bloque con la sociedad del conocimiento.

Los grandes movimientos nacionales están obligados a hacerse cargo de los resultados de las transformaciones que protagonizan …y también de las que están determinadas por el movimiento de la época, de la tecnología y del relacionamiento mundial. En realidad, los grandes movimientos nacionales perduran y son instrumentos de los pueblos cuando son capaces, como decía Perón, de "producir una montura para poder cabalgar la evolución y seguirla".

Por definición, una idea que establezca la identidad de un movimiento en términos de un momento dado de su propia evolución y de la evolución de la Argentina fatalmente lleva a la conclusión de que, desaparecidas las circunstancias, ese movimiento está muerto.

Un corolario patético de esa conclusión es el intento de reproducir anacrónicamente, y a contrapelo de la evolución, las condiciones originales. A veces esa postura, técnicamente reaccionaria, se viste de progresismo y puede pretender fabricar una burguesía nacional a fuerza de subsidios mientras califica como oligarquía a sectores capitalistas modernos y competitivos y desempolva conflictos y conceptos propios de la segunda guerra o de la guerra fría como si se trataran de la piedra filosofal.

Para Perón la conducción no consistía en la repetición de fórmulas viejas ante circunstancias nuevas, sino en la creación, en la capacidad de comprender las tendencias centrales de la evolución y promover los cambios de comprensión y de organización indispensables para adaptarse creativamente a esa evolución y adelantarse a ella, tratando de no ser víctima pasiva, sino partícipe activo y socio de esa evolución en la tarea de darle equilibrio y justicia.

En tal sentido, más que quedar esclavo de fórmulas que fueron "montura" en otra situación, es preciso comprender cuáles son las tendencias actuales para adelantarse a ellas, adaptarse y contribuir a liderarlas.

Hoy, en momentos en que el mundo se alarma por una persistente crisis alimentaria y cuando el mercado mundial se transforma y amplía por la presencia de grandes demandantes como China e India, que inducen la elevación persistente de los precios de los alimentos, en la Argentina se hace visible una nueva burguesía nacional, cuyo núcleo básico es la cadena agroalimentaria, que no es el fruto del proteccionismo estatal, sino el resultado de un largo proceso de reconversión empresaria, acumulación económica, innovación tecnológica y apertura cultural que la convierten en el sector más internacionalmente competitivo de la Argentina. Simultáneamente, la cadena agroalimentaria se constituye en la principal fuente de empleo: incluye al 34 por ciento de la población económicamente activa de la Argentina; crecen sectores asalariados y de trabajadores independientes ligados directamente a las actividades del complejo agroindustrial, a ramas de industria y servicios que articulan con él o son tributarias de su desarrollo. Reflejo de esas mutaciones, la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) se ha transformado en la segunda organización sindical en número de afiliados.

Esta nueva realidad se encuentra encorsetada por políticas y estructuras viejas, por un sistema hegemónico hipercentralista que succiona recursos de todas las provincias y ha provocado la rebelión de toda la Argentina interior. Es preciso darle expresión política a esa potencialidad a través de un nuevo bloque histórico, que articule políticamente las fuerzas y capacidades de esos sectores, las demandas de la Argentina interior, la necesidad de vincularnos activamente al mundo, desarrollar las capacidades de nuestra integración a la sociedad del conocimiento y abrir una perspectiva de redención a amplísimos sectores del pueblo argentino empobrecidos y subalternizados.

El peronismo no es un club de la nostalgia: así como pudo articular el bloque histórico partero de la sociedad industrial de masas, está en condiciones de actuar protagónicamente en esta nueva etapa, esta "tercera ola", que reclama vinculación activa a la globalización (continentalismo y universalismo), federalismo, democratización y descentralización del Estado, en asociación con las clases más dinámicas de la Argentina agroindustrial y como nexo de contención y confianza con los sectores sociales más activos de las grandes urbes y los suburbios industriales, que constituyen su sustrato histórico.

Puede hacerlo, en primer lugar, porque ya está inmerso en ese movimiento, como lo reveló la participación de centenares de intendentes y cuadros políticos, de gobernadores, diputados y senadores en la lucha del campo y la Argentina interior.
Puede hacerlo, además y decisivamente, porque se apoya en el pensamiento de Perón, en las bases estratégicas de ese pensamiento: en sus grandes aportes sobre la integración mundial, sobre el universalismo, sobre la integración continental; en su pensamiento sobre la ventaja estratégica que representa para el país y la región la capacidad de producir económicamente agroalimentos, condición para ser "los ricos del futuro". En su concepción acerca de un estado descentralizado y del protagonismo de las organizaciones libres del pueblo.

Con esos instrumentos es posible hoy dar lo que Perón llamaba la lucha por la Idea. Precisamente porque el peronismo fue la expresión de la irrupción revolucionaria de la Argentina industrial es el que está en las mejores condiciones para afirmar hoy que una Argentina desarrollada debe apoyarse en la capacidad competitiva del sector agroalimentario y de la cadena de valor agroindustrial.

El peronismo debe fulminar la idea simplista y bárbara de que talleres donde se hacinan decenas de trabajadores argentinos e inmigrantes para producir indumentaria subsidiada son mejor expresión de desarrollo y modernidad que un pellet de soja o una semilla transgénica o representan algo más peronista, más "nacional" o más avanzado que el trabajo de los peones rurales , que un feed lot o una cosechadora computarizada.

Y debe enfrentar la tendencia reaccionaria que intenta usar las banderas del 17 de octubre de 1945 para oponerse al nuevo bloque histórico que proyecta las divisas del pasado hacia la Argentina y el mundo del siglo XXI.

Las tareas que tiene por delante el nuevo bloque histórico (cuyos ejes virtuales son el peronismo y el sector productivo del campo y la ciudad, aunque por cierto no se agota en ellos) recogen las banderas del presente y del pasado: economía productiva, justicia social, federalismo, descentralización, vinculación al mundo, integración nacional, pleno desarrollo territorial.

La lucha por la idea es parte sustancial de la tarea de apartar el obstáculo entre lo actual y lo posible, para asumir la oportunidad histórica. Recuperar el peronismo es recuperar la Historia y el Futuro.

CONTENIDO

PANORAMA POLÍTICO SEMANAL
por Jorge Raventos
(click en la etiqueta para panoramas anteriores)

ANESTESIA SIN CIRUGÍA
por Diana Ferraro

PRODUCCIÓN Y CONSUMO: UN DILEMA ARGENTINO
por Víctor E. Lapegna

2011: ¿Y AHORA QUÉ?
por Diana Ferraro

UNA LECTURA DE LA BATALLA DE VILLA SOLDATI
por Victor E.Lapegna

LA MALA VIDA
por Claudio Chaves

LA RESTAURACIÓN LIBERAL
por Diana Ferraro

A GRANDES MENTIRAS, GRANDES VERDADES
por Diana Ferraro

LA MUERTE DE KIRCHNER PRIVA AL GOBIERNO DE SU VIGA MAESTRA
por Jorge Raventos

LA UNIFICACIÓN DEL PERONISMO
por Diana Ferraro

RETENCIONES: NO A LA SEGMENTACIÓN
por Gabriel Vénica

EL TIEMPO DE LOS POROTOS
por Diana Ferraro

KIRCHNER: CAPITALISMO DE AMIGOS Y PARTIDO DEL ESTADO
por Pascual Albanese

EL PERONISMO LIBERAL Y MAURICIO MACRI
por Diana Ferraro


ARGENTINA EN LA ECONOMIA GLOBAL - I y II
por Domingo Cavallo


EL PERONISMO LIBERAL Y EL DERECHO DE FAMILIA
por Diana Ferraro

EL DESFILADERO
por Diana Ferraro

HUMOR
por Enrique Breccia


ANOTACIONES SOBRE LOS CAMBIOS EN EL AGRO ARGENTINO (DE ANCHORENA A GROBOCOPATEL)
por Daniel V. González

EL DISCURSO SIN CANDIDATO
por Diana Ferraro

LA SECRETARÍA DE CULTURA Y EL RETROPROGRESISMO
por Claudio Chaves

DESCENTRALIZACIÓN: LA LLAVE DE LA NUEVA ECONOMÍA
por Diana Ferraro

LA V DE LA VENGANZA
por Claudio Chaves

ALGUNOS PROBLEMAS DEL POPULISMO
por Daniel V. González

PERONISMO PORTEÑO: PROPUESTA
por Victor Eduardo Lapegna

LA REVOLUCIÓN SIN NOMBRE
por Diana Ferraro

FEDERALISMO O POPULISMO
por Claudio Chaves

ELOGIO DE LA VERDAD
por Diana Ferraro

CONDUCCIÓN, CONDUCCIÓN
por Diana Ferraro

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO
por Claudio Chaves


LOS BOQUETEROS Y EL PERONISMO FEDERAL
por Diana Ferraro

QUÉ QUEDÓ DE LA VIEJA IZQUIERDA
por Claudio Chaves


EL CAPITAL POLÍTICO
por Diana Ferraro

LOS MOTORES DEL CAMBIO
CIPPEC

DINERO Y CRÉDITO
por Domingo Cavallo

RETENCIONES CERO
por Gabriel Vénica

LOS MOTORES DEL CAMBIO
Los Productores Autoconvocados

LA AGONÍA ARGENTINA
por Diana Ferraro

10 RAZONES FEDERALES PARA DECIRLE NO AL AUMENTO DE LOS IMPUESTOS
por Gabriel Vénica


EL CAPITAL DEL PUEBLO
por Diana Ferraro

EL PODER EJECUTIVO DESAFÍA LA LEGALIDAD
por el Senador Carlos Saul Menem

LA HOJA DE RUTA DEL PERONISMO LIBERAL
por Diana Ferraro

EL PERONISMO Y UN NUEVO BLOQUE HISTÓRICO
por Jorge Raventos


DOCUMENTO CONFEDERACIÓN DE AGRUPACIONES PERONISTAS PORTEÑAS

LA FUSIÓN PERONISTA-LIBERAL
por Diana Ferraro

EL LIBERALISMO Y LA CONSTRUCCIÓN DE PODER
por Jorge Raventos


CONSENSO PARA EL PROGRESO
por Domingo Cavallo

UNA REORGANIZACIÓN DEMOCRÁTICA DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS
por Víctor Eduardo Lapegna

LA PRUEBA HISTÓRICA DE UN FRAUDE INTELECTUAL
por Domingo Cavallo


A LA BÚSQUEDA DE UN NUEVO MODELO PRODUCTIVO Y DEL BIENESTAR
por Armando Caro Figueroa


LA POBREZA EN LA ARGENTINA Y COMO COMBATIRLA
por Víctor E. Lapegna


ES MEJOR SUBSIDIAR LA NUTRICIÓN
por Juan J. Llach y Sergio Britos

PRESENTACIÓN DE PERONISMO LIBRE
por Diana Ferraro


CONTACTO

Propuesta y Coordinación de Peronismo Libre:
Diana Ferraro
diana.ferraro@gmail.com

Colaboraciones:
Enviarlas a:
peronismolibre@gmail.com

Seguidores